sábado, 16 de octubre de 2010

Ruta #10 Lily - Lake Manatee - Rye - Oak Knoll


Ruta #10 Cicloturismo en Florida
Esta vez regresaremos a Hardee County, situado justo en el centro de la península, para recorrer 76 millas en bicicleta e internándonos también en el condado de Manatee, creado en 1855 en honor al Manatí antillano, el gigantesco sirénido que habita el Caribe, confundido en la antigüedad con las míticas doncellas y cuyo único depredador natural es, tristemente, el ser humano. Este otro territorio está bañado por las aguas del golfo de México e inmediatamente al sur de la bahía de Tampa. Partiremos desde Lily, una pequeña localidad perdida entre naranjales, que como toda esta zona central del Sunshine State ha ido en declive desde hace decenios. Son tierras dominadas por la agricultura y la ganadería y la paz reinante que se ve alterada casi únicamente por el canto de las aves. Sin embargo, en las cercanías encontraremos el Solomon’s Castle o Castillo de Salomón, una atracción turística creada por el escultor Howard Solomon, quien construyó una fortaleza en medio de los pantanos a base de materiales reciclados. Otros puntos habitados o que lo estuvieron hace ya años serán Castalia, Myakka Head, Foxleigh, Manhattan, Rye u Oak Knoll. Además, veremos el Lake Manatee, que forma parte de un parque estatal; el Myakka River naciendo y las zonas naturales protegidas dentro de la Edward W. Chance Preserve. Un día como hoy en 1963 eran lanzados los dos satélites gemelos de la clase Vela Hotel, que estaban destinados a detectar explosiones nucleares en el espacio a una distancia de hasta 100.000.000 de millas.

Jefferson Aleman
Solomon's Castle

Jefferson Aleman
En Lily
Jefferson Aleman
Cipreses en el riachuelo
El  punto de partida será en la comunidad de Lily, concretamente en la intersección de la County Road 665 y la Post Plant Road. Esta villa se encuentra enclavada entre las ligeras pendientes del terreno, que no podrían considerarse colinas sino promontorios. Son tierras que fueron habitadas durante siglos por los nativos y luego colonizadas hacia el siglo XIX por aventureros que gracias a las leyes federales como el Homestead Act, recibieron grandes parcelas a cambio de cultivarlas o incluso, defenderlas a cualquier precio de los indios. Fueron años difíciles, de guerras y escasez. El ferrocarril y la industria maderera pararon por esta zona a principios del XX pero la depresión económica que siguió a la explosión de la burbuja inmobiliaria, ya por entonces, a finales de la década de 1920, los dejó para siempre en el olvido. Hoy, casi todos sus habitantes son descendientes directos de aquellos rudos rancheros y siguen trabajando las mismas parcelas que sus ancestros y cuidando del ganado. Del arenoso, blanco a veces suelo, salen miles de naranjos, el fruto por excelencia de la Florida.

Jefferson Aleman
Puente sobre el Horse Creek saliendo de Lily
Jefferson Aleman
En los ranchos
Jefferson Aleman
Robles y musgo
La  carretera avanza en dirección oeste y pronto cruzaremos un antiguo puente levantado en los sesenta que pasa sobre el Horse Creek, un riachuelo que cubre unas cuarenta millas y termina en el cercano Peace River. Inmediatamente, la vía irá hacia el noroeste y enseguida encontraremos la entrada al Solomon’s Castle. Esta estructura fue construida por el escultor Howard Solomon y alcanza hasta 60 pies de altura en tres niveles y más de mil metros cuadrados. El edificio está recubierto por infinidad de planchas de aluminio desechadas por un periódico de la zona. Aparte de las obras de arte de su propietario, que lo habita, destacan las cerca de 80 ventanas con elaborados y vistosos vitrales. Según él mismo, nunca terminó sus estudios preuniversitarios y sus profesores, dice con cierta ironía, llegaron a comentar a sus padres que padecía algún retraso. Por aquella época fue que comenzó a demostrar su afición por realizar este tipo de trabajos. El brillante y reluciente castillo recibe un gran flujo de visitantes anualmente y es mencionado como recipiente de un Weirdest and Wackiest Award, que destaca lugares raros o extravagantes. Todo empezó en 1972 cuando Solomon regresó a los Estados Unidos desde las Bahamas. El terreno que había comprado resultó ser una ciénaga y lejos de echarse atrás acometió incluso diques. Tiene igualmente un restaurante llamado Boat in the Moat o “Bote en el Foso,” que es una réplica de un galeón portugués del siglo XVI.

Casas por el camino
Casas por el camino
Jefferson Aleman
En Castalia
Jefferson Aleman
Armadillo/Dasypus novemcinctus
Proseguimos nuestra travesía en bicicleta por esta inmensa región totalmente rural y tranquila sin cruzarnos apenas con algunos ocasionales camiones que transportan cítricos de un lugar a otro desde las plantaciones locales. La estrecha calle, agrietada en algunas partes, tiene casi en toda su longitud un vallado de alambre que impide al ganado invadir el asfalto. Los grandes campos abiertos de pastos se combinan con los robledales y algunos bosques de pinos y palmettos. Cuando nos desviemos hacia el norte llegaremos a otra diminuta comunidad llamada Castalia. Aquí nada cambia, un cartel a la derecha del camino nos indica su existencia, ignorada incluso en la mayoría de mapas y sistemas de satélite. Algunos edificios de madera abandonados como un viejo granero a un lado del camino nos transportan a tiempos pasados. En unas tres millas alcanzaremos la State Road 64 que estará algo más transitada y nos incorporaremos en dirección oeste. Ahora aparecerán más viviendas aunque espaciadas y no tardaremos en entrar en el condado de Manatee. Ahora veremos algunas fincas y gigantescas casonas con espaciosos establos y vistosos caballos. Aquí precisamente estuvo la antigua villa de Hendry, ya desaparecida.

Jefferson Aleman
Fardos de Heno
Jefferson Aleman
Ganado
Jefferson Aleman
Myakka River
Myakka Head es un asentamiento enclavado antes de que crucemos el caudaloso Myakka River, que a estas alturas está naciendo y no es más que un casi insignificante manantial por el que pastan algunas vacas de un rancho al que fracciona en dos. La corriente fluye hacia el sur por espacio de 68 millas hasta su ancha desembocadura en la bahía de Charlotte, en la que encuentra además al Peace River. En las cercanías se asentaron los militares durante el siglo XIX en los fuertes Myakka y Crawford. A continuación atravesaremos la reserva natural Edward W. Chance que estará dividida en dos sectores. El primero es el Coker Prairie, compuesto por terrenos relativamente vírgenes que van desde praderas hasta bosques, hammocks y pantanos. El agua acumulada aquí tras las lluvias estivales se desplaza lentamente hacia el Coker Creek y termina posteriormente en el rio Myakka. La otra parte del parque natural es la del Gilley Creek, por el que pasaremos más adelante. Dicha corriente fluvial desemboca en el lago y en el río Manatee y constituye una de las principales fuentes de agua potable de la región. Algunas porciones están siendo restauradas ya que durante décadas la agricultura y la industria maderera destruyeron un entorno vital para el mismo ser humano.

Campos de fresa
Campos de fresa
Jefferson Aleman
Torre vigía
Jefferson Aleman
Casas de la zona
La próxima parada será el mencionado lago Manatee de 2.000 acres en superficie y en el que no podremos ver a estas magníficas criaturas debido a la presa construida en 1967 para almacenar el agua. Aquí el río del mismo nombre y 58 kilómetros de extensión total queda interrumpido momentáneamente antes de seguir hasta su final en la bahía de Tampa. En su delta de turbias corrientes se han visto decenas de los peligrosos tiburones toro. Rodeando al embalse artificial tenemos el Lake Manatee State Park. En él los visitantes pueden contemplar infinidad de animales salvajes como cientos de especies de aves, armadillos, mapaches, linces y hasta serpientes venenosas en su medio natural. Además, es un emplazamiento exquisito para pescar y acampar. El puente de la carretera sobre la balsa líquida ofrece unas vistas indescriptibles sobre todo al atardecer cuando el sol se refleja y brilla repartiendo destellos que llegan a cegar. A lo lejos se puede apreciar la planta depuradora. En las próximas siete millas continuaremos entre campos de cultivo y algunas nuevas urbanizaciones pero sin llegar a ser parte de la ajetreada urbe de Bradenton, ya muy cercana. En el lado izquierdo será posible contemplar el DeSoto Super Speedway, una pista de carreras automotrices.

Graneros y establos
Graneros y establos
Jefferson Aleman
Bosques
Lake Manatee State Park
Lake Manatee State Park
Iremos entonces a la derecha en la Rye Road a lo largo de un enclave llamado Foxleigh. Por esta zona abundan los complejos de viviendas unifamiliares situadas entre verdes céspedes, laberínticas callejuelas y lagos excavados para extraer gran parte de los materiales de construcción, levantar el nivel del suelo para evitar inundaciones y decorar el paisaje que sin ser mansiones o algo realmente sofisticado dan un aspecto simplemente espectacular. Las casas son espaciosas y atractivas y realmente, con toda la historia negra que arrastra la península en cuanto a este mercado casi siempre especulativo, los precios no son desorbitados. Luego cruzaremos nuevamente el Manatee River entrando en el pueblo fantasma de Manhattan, que quedará a la derecha. Planeado y desarrollado alrededor de 1926, este lugar no tuvo mucho éxito ya que la burbuja inmobiliaria estalló casi de inmediato y la depresión económica lo hizo desaparecer totalmente. En su lugar hay algunas plantaciones y otras urbanizaciones cuyas parcelas tampoco han sido vendidas dada la crisis actual, que no por casualidad ha ocurrido casi cien años después en el mismo punto.

Cruzando el rio y lago Manatee por la State Road 64
Cruzando el rio y lago Manatee por la State Road 64
Jefferson Aleman
Gilley Creek
Jefferson Aleman
Pendientes
Exactamente lo mismo ocurre con Rye, homónimo a la calle por la que transcurrimos. En este caso, el asentamiento se remonta al siglo XIX. El nombre originalmente era Mitchellville por haber sido colonizado por un comerciante llamado Mitchell y que regentaba un almacén general o tienda miscelánea en el área. La denominación actual, que significa "Centeno," llegó en 1884 junto a la extinta oficina postal. En otros tiempos tuvo una iglesia y aunque estuvo abandonado durante decenios, la última oleada de la fiebre del ladrillo la hizo resurgir de sus cenizas. Ahora iremos a la derecha en la County Road 675, flanqueada mayoritariamente por plantaciones y hasta viñedos. Oak Knoll será otro de los villorrios escondidos entre las pendientes del terreno y desconocido por la mayoría. Finalmente, descenderemos hasta el Gilley Creek y entre curvas y ligeras cuestas regresamos a la State Road 64, habiendo rodeado por completo al Lake Manatee. Desde este punto tan solo necesitamos dirigirnos hacia el este deshaciendo el camino para concluir nuestra travesía en el mismo sitio donde comenzó, Lily, en Hardee County. En cuanto a las provisiones para el viaje en bicicleta es conveniente ir siempre con todo lo necesario. En general las carreteras tendrán carriles o arcenes para circular y las que no, tampoco serán excesivamente transitadas.

La carretera
La carretera
Jefferson Aleman
Jefferson Aleman

 Jefferson Aleman

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dime algo! Que te pareció esta ruta? Errores, sugerencias, nuevos datos? Comenta, expresa tu opinión!